El paso del Señor de los Milagros

El anda del Señor de los Milagros que se venera en el Templo de San Agustín en Arequipa – Perú, pesa media tonelada y la cargan 42 hombres por tramos de dos a tres cuadras. Cada año, desde el primero de octubre hasta el 28 del mismo mes, la imagen recorre casi todo el Centro Histórico, provocando no solo reflexión y devoción, sino también malestar por los problemas de tránsito que genera el paso de cientos de personas acompañando al Cristo de Pachacamilla. Aún así la devoción crece y nuevas generaciones suplen a las que se van en las actividades que se cumplen en el mes, que también es denominado como la “Cuaresma Peruana” por la intensidad de la fe puesta en manifiesto en diferentes formas de veneración a Jesús, representado en la pintura, que desata pasiones en un país pluricultural como el peruano.

Texto y fotos: Sarko Medina Hinojosa

Señor de los Milagros Arequipa 2014 1

Heridas cubiertas por una simple curita que no impiden continuar con el avanzar de espaldas de las zahumadoras.

Señor de los Milagros Arequipa 2014 4

El fuego siempre arde y quema el incienso que llena la calle de humo santo.

Señor de los Milagros Arequipa 201415

El intenso calor que provoca un sudor incontenible no amilana a estas mujeres que, con arte equilibrista, caminan hacia atrás, de cara siempre a su Señor.

Señor de los Milagros Arequipa 2014 2

Las “plañideras” o cantoras vienen detrás, entonando los conocidos himnos.

Señor de los Milagros Arequipa 2014 5

Señor de los Milagros Arequipa 20147

Formas de devoción que nos pueden parecer duras, pero son significativas para las devotas del Cristo Morado, cada una podría contar las gracias derramadas, infinitas comparadas con el sacrificio que hacen cargando varias de ellas cruces de madera por varias cuadras, descalzas algunas.

Señor de los Milagros Arequipa 2014 6

Avanzan lentamente entonando los himnos o simplemente rezando.

Señor de los Milagros Arequipa 2014 3

Los medios de comunicación tampoco son piezas ajenas a este encuentro procesional, un testimonio, una buena toma, un ángulo curioso es lo que se busca en una procesión que, podría pasar por la comisión repetida, pero para los hombres y mujeres de prensa, siempre presenta alguna novedad.

Señor de los Milagros Arequipa 2014 7

Señor de los Milagros Arequipa 2014 10

Señor de los Milagros Arequipa 2014 11

La procesión avanza. Una de sus principales calles, como es San Francisco, ofrece una visión de otros tiempos, recordándonos que desde hace décadas, el Señor de Pachacamilla, recorre esta calles, nuestros abuelos, padres y ahora nosotros con nuestros hijos, acompañamos al Cristo Crucificado.

Señor de los Milagros Arequipa 2014 12

El “Wiwi” es al acompañante fiel de la procesión. Personaje largamente conocido en el centro de la ciudad, es uno de los fieles más devotos. Su historia ya la contamos anteriormente aquí: Locura Morada

Señor de los Milagros Arequipa 2014 13

Señor de los Milagros Arequipa 2014 14

El carguío no es cualquier cosa, exige ritmo, altura adecuada, fuerza de voluntad para no ceder a la tentación de aflojarle al hombro. Muchos mientras cargan meditan o rezan para concentrarse mejor.

Señor de los Milagros Arequipa 20148

¡Viva el Señor de los Milagros! ¡Viva! es el grito que de tanto en tanto se oye en plena procesión.

Señor de los Milagros Arequipa 2014 17

Los nuevos aparatos de comunicación digital sirven como cámaras o filmadoras improvisadas para captar el paso de la imagen.

Señor de los Milagros Arequipa 2014 16

A su paso muchos sienten indescriptibles emociones que no se pueden explicar, hay que vivirlas. Para un tema tan profundo como es la fe no basta teorizar hay que experimentar, El Cristo Morado no tiene prisas, espera a su conversos y fieles, los espera en sus templos, en su manifestación mayor cual es la Eucaristía, espera a cada uno, ya la decisión de acogerse a su amor es personal.

Una visita alada al cementerio La Apacheta

placa entrada cementerio arequipa

La Beneficencia de Arequipa intenta desde hace algunos años que el Cementerio de La Apacheta se convierta en Museo, con visita nocturna incluida. Lo que no explota es la cantidad de ángeles que bien pueden servir para una vista de día, sin morbo nocturno que ahuyente a un público que gusta de visitar el camposanto a plena luz, pero desconoce algo de sus bellas obras.

DSC07764

Visité por primera vez el Cementerio de La Apacheta allá en el 1989 cuando falleció uno de mis compañeros de primaria: Jean Lui. Esa visita, lo primero que hizo fue conmoverme y hacerme reflexionar con la muerte y luego fascinarme, porque en mi corta vida había visto tantos ángeles de piedra en un solo lugar.

Con los años mis visitas al camposanto se hicieron frecuentes. Ahora por tratar de conocer todos los mausoleos, ahora por recabar info para un reportaje en clases de Redacción y otro para el Taller de Televisión. Por eso me emociona la idea de que la gente pueda visitar este lugar de manera turística y cultural. No por nada un cementerio contiene el trazo de la historia de un pueblo que nos pone en manifiesto mucho de la riqueza de su tradición, como diría Raymondi alguna vez.

DSC07757

DSC07758

Aladas manifestaciones

El tema pasa por abrir los ojos, dejar de ver solo placas y más placas y meterse en la historia, en preguntarte cómo vivían en esos tiempos idos, cómo eran sus vivencias, su alegrías y, en especial, sus dolores ante la muerte, sus reacciones.

Al inicio de la visita se encontrará el visitante con una alameda llena de personajes históricos, como el fundador del SUTEP Horacio Zeballos Gámez entre otros. Si se detiene en cada esquina y se atreve a internarse en el laberinto de sus pabellones, se encontrará con figuras y tallas hermosas, ensuciadas por el polvo de las centurias que dejan pensativo a cualquiera. Los sauces y molles rechinan al paso, como advirtiendo que se prepare para el encuentro próximo, pues, todos tenemos una cita con la Parca, tarde o temprano.

DSC07761

DSC07762

Para los pabellones comunes, hay una mirada desolada, sin entender aún como se hacía esa discriminación hacia los del pueblo, encerrándolos entre cuatro paredes altas y amontonando cruces de madera y lápida. Pero no hay que juzgar, son otras épocas. Luego de visitar los pabellones nuevos y modernos, con su infinidad de estilos minimalistas, con su sector con juguetes dedicados a los niños, con otros con elementos traídos por la migración, se encontrará de lleno con el paisaje duro de los no creyentes, de aquellos que murieron de paso, de los suicidas negados al Paraíso. Allí están los masones, el sector de los Judíos, de los NN, de los olvidados por los hombres, cerca a la salida de El Frayle. Solo quedará el retorno y las propias conclusiones.

DSC07768

DSC07766_1

DSC07767

Datos históricos

La Apacheta, (que para terminología quechua significa sitio alto, encumbrado) fue inaugurado en el año de 1837; ha pasado ya mucho tiempo y hoy lo encontramos casi en el límite de su capacidad.

“La Apacheta, es un libro abierto, un referente urbano, un álbum de fotos, un cúmulo de leyendas,  un centro documental, un museo, una memoria, una galería de arte, un lugar donde se encuentran  biografías,  un espejo de lo que somos, un espacio de encuentro, un recinto donde las tragedias se ocultan y  también, una caja mágica por descubrir”, nos anima Walther Salas, sociólogo arequipeño, quién nos recordó que existe una Red latinoamericana de Cementerios  Patrimoniales, cuyos recintos fueron puestos en valor y hoy son parte importante de circuitos turísticos en ciudades donde se ubican.

Otro entusiasta del tema, es el historiador Edgar Chalco Pacheco, fue quien nos aseguró que la visita se puede hacer en dos horas a pie, se ofrecería información sobre los estilos de las tumbas, historia, mitos y creencias e información sobre los personajes más renombrados allí enterrados: desde obreros huelguistas, santos populares, poetas, hacendados, próceres, héroes, artistas, personalidades públicas y de los artesanos que esculpieron a mano las enormes sepulturas.

DSC07763

DSC07770

Promesa realizar otro reportaje gráfico sobre este Cementerio, pero será para otra ocasión, saludos.

Texto: Sarko Medina Hinojosa

Fotos: Patricia Chávez Indacochea

Mariano Melgar: entre las balas y versos

mariano melgar zulmaroqueAún no encuentran su tumba en el Cementerio de La Apacheta, pero lo quieren elevar a las cúspides de los héroes griegos. Entiéndase que no quiero desmerecer lo que Mariano Lorenzo Melgar Valdiviezo dejó como legado, pero me parece que por más que recordemos el bicentenario de su gesta valerosa, de nada valdrá si no lo ubicamos en su debida dimensión: la del poeta y la del revolucionario que tiene mucho de actual que decirnos, principalmente a las jóvenes generaciones.

Eran tiempos de transición los que vivía el joven Mariano, como los actuales. ¿No?, pónganse a pensar que si bien no estamos en épocas revolucionarias, todo lo que conocemos sobre cultura y tecnología está cambiando, tal como sucedía en esos años de principio del siglo XXVIII, en que los adelantos llegaban a nuestros pagos por obra y gracia de los judíos de la calle Mercaderes. Quién duda que los libros sobre Romanticismo de la península Ibérica y de Francia, llegaba a sus manos y lo inspirarían a forjarse como el iniciador de esa corriente en nuestro país y Latinoamérica.

Porque el amor no es circunstancial, es materia nunca explicada con satisfacción por la ciencia, pero más real que cualquier manifestación teórica. Como maestro de latín, retórica, filosofía, física y matemáticas; Mariano sabía de la ciencia, pero se rindió ante el fuego de la alquimia del amor, pero ojo por un amor que trascendió incluso a sus musas.

Drama shakesperiano

Para esos tiempos las sujeciones e imposiciones de los padres frente a con quién casar a sus hijos se doblegaron en algo, lo que permitía soñar a los jóvenes en quizá poder decidir con quién casarse. Recorrer junto al novel poeta su trajín enamorado, sirve como para escribir una novela. Primero lo encandiló “Melissa” a la cual dedicaría el verso: “Tres veces volví a ver sus vivos ojos/ y tres veces hallé que me veían/ya no fui mío, fui del amor sólo”, para luego decantar en “Silvia”, la más grande inspiración, pero también la mayor decepción.

Pero en esa “decepción” muchos tratan de encontrar un desgarramiento y desdén por la vida y simplificar el acto como creyendo que todo se define en el bardo en “No me hizo caso, voy a que me metan bala”. Pero no va por allí el pensamiento de Mariano, al contrario, dentro de esa gran decepción, encuentra que los ideales son mayores que el capricho de quedarse en su depresión amorosa, Allí encuentra la fuerza interior para luchar por aquello que en su corazón se formó en su paso por Lima y la escuela de leyes y que se consolidaron en su viaje de recuperación al Valle de Majes.

La búsqueda

Los ideales son más grandes que nuestras frustraciones. Mariano lo demuestra al no mirar el alzamiento revolucionario de Pumacahua como la salida a su dolor, sino la confirmación que hay algo más grande por que luchar. No renuncia al amor, sino al capricho juvenil. No renuncia a los versos pues los ve como la mejor manera de ponerse al servicio independentista. Su experiencia en narrar la ve como en un donarse para la causa como auditor y lo cumplirá al frente de la batalla, donde las papas queman. Los avatares propios de la gesta hacen que caiga prisionero y fusilado, dejándonos no a un joven caído, sino a un verdadero hombre que entregó la vida por una causa que consideraba justa.

Coda

La dimensión de Mariano Melgar no es solo la romántica historia de un joven decepcionado, saquémonos eso de la cabeza. La mirada de Mariano Melgar, por sobre todo, nos tiene que alimentar el orgullo de sabernos herederos de su valiente entrega. Para los jóvenes de hoy que buscan en paradigmas un verdadero ideal que el dinero no satisface, Mariano les presenta uno que trasciende las épocas: el escoger porqué luchar será siempre por algo más grande que nuestros egoísmos, siempre por el bien de los demás, aún cuando el enemigo sea tan grande como la misma sociedad, aún cuando tengamos que ir contracorriente, los ideales no se vende ni se alquilan, pues eso significa el nacer a los pies de un volcán.

Arequipa escondida

La ciudad de Arequipa contiene secretos que pasan desapercibidos a nuestros ojos, porque no nos da la gana de detenernos y admirar la belleza de sus detalles. En esta nota revelaremos algunos de estos secretos que están a la vista y paciencia de todos.

CARE´PIEDRA

La pregunta fue: ¿En qué parte de la ciudad se encuentran tres rostros que miran a otros tres directamente a través de una plaza?. La respuesta, si no la halló hasta ahora, se encuentra en nuestra nunca bien reconstruida Plaza de Armas, donde, además del Tuturutu que le faltan las alas, viven otros personajes de piedra granítica, observando cada día las irreverentes marchas populares y por las noches las huascas furibundas de los habitantes de esta revolucionaria orbe. Los tres rostros se encuentran en ambos portales de la plaza, el de Flores y de San Agustín, justo al medio. Vigilan la vida y obra de santos y pecadores y darán cuenta de sus actos al final de los tiempos. Algún alcalde pendeivis, podrá fácil colocar camaritas en sus pétreos ojos y chequear a sus serenos, pero, para que eso pase, falta mucha cancha edil.

rostros arcos de la plaza de armas 2

rostros arcos de la plaza de armas

LA CRUZ DE LOS BRICHEROS

Se encuentra en el Pasaje de la Catedral y cada mes de mayo se devotan los inquilinos de los locales cercanos para organizarle su verbena con harto ponche para invitar a la llamada “farándula arequipeña” en pleno, con sus rastas y pantalones tipo lliclla, se divierten los más paganos, mientras que los más espirituales, se encomiendan a su protección y le piden que vengan más gringas y que suelten plata. La tradición explica que fue puesta allí, a espaldas misma de la Catedral, para la protección de los paseantes nocturnos, que, por la época republicana, corría riesgo de ser asaltados o emboscados, tales eran las costumbres medianocheras en la ciudad a finales del siglo antepasado.

la cruz de los bricheros 1

la cruz de los bricheros 3

la cruz de los bricheros 2

EL JESUITA ARMAO

Esta espectacular talla en sillar, ubicada en la entrada por Álvarez Thomas del templo de La Compañía, fue diseñada y construida por el maestro arequipense Simón de Barrientos en 1654 y representa a Santiago Apóstol. Pero naca la pirinaca que está en posición de rezar, al contrario, en actitud achoradísima, está montando a caballo y con sable en alto, decapitando moros (musulmanes para los nuevos), cuyas cabezas se ven pisoteadas por las patas del corcel. Lo interesante es que es la única representación así, en actitud violenta, en una Iglesia arequipeña, de un santo.

guerrero jesuita

¡DEVUELVAN LAS PLACAS!

Los ladrones en la ciudad no respetan nada, ya lo demostraron robándose en una oportunidad una custodia de la mismísima Catedral, a plena luz del día y sin roche. Pues estos desventurados se robaron, en determinadas ocasiones, las conmemorativas placas que existían en la Plaza de Armas, de las cuales solo queda una, recordando a los estragos de la Revolución del 50 (Googlen pues no sean flojos). Las otras dos faltantes se ubicaban una al frente de la Pileta, mirando hacia el templo mayor y la otra a su costado derecho. De esta última no se conoce mucho, pero de la primera se sabe que recordaba el fusilamiento de Felipe Santiago Salaverry del Solar, en 1835, cuando se rebeló, para variar, contra el gobierno de turno. Vale la pena escrutar un  poco de su historia final: Salaverry, después de dar un golpe a lo Fujimori y ser derrotado en Socabaya, fue sometido a un proceso sumario y pese a la promesa que se le hizo fue condenado a morir por plomo. Su último deseo fue una pluma y unas hojas, en las que escribió tres cosas: su testamento, una carta a Juana Pérez, su ñora, y una protesta “ante la América” por su ejecución, los cuales actualmente están en el local del Club Arequipa. Fue fusilado en la Plaza de Armas al lado de sus principales oficiales. Se cuenta que cuando los fusileros metieron la primera descarga, todos cayeron fríos, menos Salaverry, que se paró, dio un paso atrás y dijo: “La ley me ampara”, pero ni ahí que le hicieron caso y lo despacharon sin asco. La plaquita de bronce que después se colocó recordándolo, ya debe estar fundida y hecha collarcitos para su venta en el Fundo del Fierro. Malaya su suerte.

placa plaza de armas

A QUE TE ARUÑO

Estos leoncitos agazapados y listos para lanzarse y aruñar, se encuentran en filita en un edificio de la primera cuadra de la Merced, si, antes de llegar al cafecito de la esquina para mayores datos. El yara de su ubicación me lo pasó Jorge Turpo y hay que ver que escondidos están, ya que, aplanados por arriba y por abajo, más parecen emparedado de Felix el gato que otra cosa, pero hay que ver que el artista, del cual el nombre se perdió en el tiempo, tuvo la ingeniosa cualidad de replicarlos en esa actitud expectante.

leones 1

leones 2

ESTE TEMPLO NO TOMO LECHE

Tres vasos de leche al día, reza el conocido y viejo comercial. Pero, en este caso, parece que no le hicieron caso los frayles dominicos, ya que este templo se quedó así, reminiatura. Se encuentra en el pilar esquinero del complejo dominico. Miles pasan a diario y dejan en su puerta de sillar, siempre abierta, vasos descartables, chicles mascados, envolturas de caramelos y demás basurita, pero él no se amilana, sabe que a sus espaldas tiene al hermano mayor que sale en su defensa y siempre aparece, irremediablemente al otro día, totalmente despejado y sin recuerdo profanos a su pequeña investidura como casita de Dios. Como dice el refrán, “No existe templo pequeño, sino poca fe”.

el templo más chiquito 1

el templo más chiquito 2

el templo más chiquito 3

EL HERMANO DEL BIG BEN

Dicen que es el hermano menor del famoso Big Ben de Londres, reloj emblemático de la ciudad de la eterna niebla, pero, en la ciudad de la eterna prim… ya dijeron ¿no?, retomo, en la Blanca Ciudad este reloj forma parte del ideario popular que lo mira y siente que, mientras se escuchen sus campanadas cada quince minutos, todo el mundo funciona. Para los observadores, el agujero que se encuentra cerca al IX, puede pasar por una rotura sísmica, pero no es así, fue un balazo revolucionario de la gesta de los 50, la que dejó esa cicatriz. Otro detalle para el ojo observador es el IIII, en vez del IV Romano, y es que al parecer, para no confundir al populorum, decidieron americanizar los palitos. Por ahora anda en reparación el reloj, ya que a sus 157 años, no es fácil hallarle piezas de repuesto, esperemos que las hallen, porque este es uno de los símbolos de nuestra historia que permanece en pie, a pesar de balazos y las cagadijas de las palomas.

Reloj de la catedral

Reloj de la catedral 2

Coda

Me queda chico el blog si nos propusiéramos sacar a la luz los detalles que existen en nuestra ciudad y que son ignorados por nosotros, los sufrientes y cabizbajos paseantes, que no los sabemos apreciar ni descubrir, como que las puntas de las torres de la Catedral en realidad son de latón y no de sillar, ¿A que no se dio cuenta?, así de esos secretos hay muchos. Los agradecimientos van para el Señor Luis Sardón, director del Archivo Arzobispal, Jorge Turpo que pasó unos datos interesantes, la fotógrafa adjunta que colaboró diligentemente Patricia Chávez y para aquellos que recopilaron en libros, revistas y blogs, los detalles que aquí les presentamos.

Día de las Madres en cementerios de Arequipa

Algunas fotos que muestran cómo varios arequipeños pasan el día de las Madres visitando a aquellas que se fueron y que nunca se olvidan.

IMG_0857

 

 

Llegar temprano para visitar la tumba de la madre que se fue, es una costumbre de varios arequipeños en el Día de la Madre. El Camposanto La Apacheta es sin duda el más visitado en esta fecha.

 

IMG_0865

 

Hay una especie de alegría cuando uno ve la tumba de alguna madre llena de flores y globos. Como que se comparte el orgullo de saber que somos gente que no olvida.

 

IMG_0872

 

Hay veces en que el amor de la vida se fue, dejándo a padres enfrentando solos la tarea de vivir sin su compañía y enfocándo todo el amor en los hijos, aunque ellos lejos estén, el amor del compañero hace que siga visitando a la que le entregó todo, hasta la propia vida a sus hijos.

 

IMG_0875

 

Atender la tumba, limpiarla, colocarle flores, renegar con el descuido de otros familiares que no hicieron su parte, conversar entre tanto con la que se fue, es una de las formas tranquilas de afrontar esa lejanía.

 

IMG_0876

 

Nunca se es demasiado grande, fuerte o poderoso para no llorar ante la pérdida de una madre. Ella es el sinónimo de nuestro pasar por la vida, aquella que nos formó desde el vientre y nos dio su sangre. Llorar por ella no es sinónimo de debilidad, al contrario, para nosotros es tenerla viva, esas lágrimas incomprendidas por muchos es lo único que se tiene para revivir su amor y valorarlo.

IMG_0879

 

¿Qué se oculta tras la mirada intensa de un esposo que mira la tumba de su amada?, incomprensibles secretos que ambos atesoran. Cuantos perdones que se multiplican con los años y la esperanza del pronto reencuentro alimentan los días.

 

IMG_0881

 

 

Los niños aún en su inociencia perciben el significado de la muerte, por eso a veces de desesperan y no guardan esa compostura que los grandes tratan de imprimirle a una visita al camposanto. Dejémosles con sus juegos que alegran el silencio sepulcral de un lugar que no debería ser tan solemne, porque guarda en sí el misterio de la resurrección, esa esperanza en que todo en esta vida tiene sentido. Los niños tienen mucho de esa sabiduría, por eso no tratan que el desánimo les gane.

 

IMG_0886

 

 

Los árboles que acompañan la salida y entrada en La Apacheta, son mudos testigos del venir triste y el salir consolado de miles cada año.

 

IMG_0890

 

Venir en familia a visitar a la matriarca de la familia, es una demostración de fuerza familiar, de lazos que se extienden en un solo sentimiento. Las diferencias se olvidan, los problemas de antaño se disipan y las nuevas generaciones conocen las historias de aquellas que, con su fuerza y empeño, sacaron adelante a esa progenie que ahora trata de demostrar que son dignos de esos sacrificios.

 

IMG_0895

 

¿Hay edad para no sentirse huérfano?, nunca, ese sentimiento continúa y es propio, respetable, incomprendido a veces, fortalecedor en muchas.

 

IMG_0898

 

Juntos en familia visitar a la madre, reconforta. Esta expresión de familia nos hace grandes.

 

IMG_0900

 

 

 

Respetuosos ante la muerte, pero nunca vencidos por ella, esa grandeza de confiar en que hay algo más grande y que todo sacrificio valió la pena, es la herencia que nos dejan las madres que se fueron, aquellas por las que luchamos cada día, para que desde el Cielo sonrían nuestros esfuerzos por seguir su ejemplo. Madres benditas, ángeles del Cielo, bendigan a sus hijos que las aman.

Dedicado a Hilaria, Clara y Susana, oren por nosotros (Patricia, Mathias y Sarko)

Locura Morada

El Wiwi es uno de los personajes más conocidos del centro de la ciudad. Loco profesional, cumple su papel a cabalidad, sin manifestaciones violentas pero si jocosas. Su rasgo más significativo es el de vestirse con el hábito morado de la Hermandad del Señor de los Milagros cada octubre, para participar con una sonrisa desdentada de las procesiones correspondientes, eso sí, con alcancía en mano.

varias 013

Por: Sarko Medina Hinojosa

Wiwi, ¿De cuando en cuando te bañas?. No. Parece que yo me voy a volver loco, pero del aroma que despide el pobre Rosendo Germán Romero, alias el popular “Wiwi”, orate que para generalmente en la reja de entrada del Templo de San Agustín, en la calle del mismo nombre de la Ciudad Blanca. Pero estamos en el Templo de La Merced, en un sábado cualquiera en el que lo encontré, ejerciendo su labor de mendigo con una exquisitez, propia del que ya aprendió el oficio. Y es que en el caso de este personaje, a veces uno duda si realmente ha perdido la cordura o simplemente finge un estado de desamparo para crear mayor lástima. Wiwi, ¿Cuánto sacas al día en plata?. Cien. Ya quisiera yo ganar lo mismo por matarme escribiendo a dos carriles, ejem, ejem, sigamos con la crónica mejor.

Terapia regresiva Para entender el mundo de Rosendo debemos internarnos en su infancia. Nacido el 30 de agosto de 1969, vio sus primeros años en el barrio de Ferroviarios, en la calle Federico Barreto, donde actualmente vive con su madre. Ya desde pequeño cuentan los vecinos que daba muestras de un retraso, pero que esto no le impedía jugar al esconde-esconde hasta altas horas de la noche con sus vecinitos, los cuales hablan de él como un viejo conocido. Un tipazo sería si se bañara más seguido, afirma una señora. Las nuevas juventudes, más bien, pidieron que se lo lleven al Moisés Heresi. Eso afirman sin saber que estuvo como inquilino en una época en el loquero más conocido de Arequipa, pero que salió con diploma de exonerado del club de la locura, porque lo suyo era más un retraso mental que alguna enfermedad paranoide o esquizofrénica. Esto lo demostraría su actitud pasiva, cuasi pacífica, con esa sonrisa sin dientes delanteros que delata pensamientos infantiles.

varias 025

La locura del amor Wiwi, ¿Dónde estudiaste?. Pilar. Y pareciera que algo de cierto en su afirmación hay, ya que en el referido colegio, para mayores ubicaciones queda al lado del local de Sedapar, aún recuerdan a nuestro antihéroe como un asiduo visitante a la hora de la salida de la muchachada allá por los 90´s. Nos perseguía, nos hablaba, nos regalaba dulces, nos hacía reír, ¡Qué no hacía el Wiwi por esa época!, recuerda una de las estudiantes, ya treinteañera, que evoca las visitas de nuestro personaje. Por esa época no daba muestras de tener mayor descuido de su persona, porque de tanto en tanto aparecía con ropa nueva y bañado. Con los muchachos de la época hacía bromas pesadas y quería imitar sus poses y peinados, descubriendo que su asistencia obsesiva al plantel, se debía a que una de las muchachas le gustaba. Wiwi ¿Te has enamorado?. No. Su respuesta no nos convence, más aún nos parece, por lo que nos contaron y también explicaron en el Mercado Del Palomar, otro de su points de esa época, que realmente estaba templadazo de una muchacha de por allí. Si alguna vez se lo dijo no sabemos.

Nuevo siglo, cambio de plaza Para el nuevo siglo, Wiwi se termina por abandonar. Algunos sucesos por abusar de la bebida dieron cuenta de él en algún parte policial sin mayores consecuencias. Es cuando descubre que el mendigar da dividendos, se compra una alcancía de madera, deja el trago, le pone candado contra los choros que se sacaban sus monedas cuando se dormía y no bañarse, será su consigna. El Templo de San Agustín sería su Catedral y las capillitas, los templos aledaños, siempre y cuando se organizaran bautizos, primeras comuniones o matrimonios, eventos en los cuales saca su buena tajada. Wiwi, y la plata ¿Para quién es?. Mamá.

Devoción Morada Su devoción por el Cristo de Pachacamilla, sería resultado del ojo de buen cubero que tiene, ya que descubrió también que en octubre, en las procesiones del Morado Señor, se saca buenos reales. Ataviado con su emblemático hábito y bañado con rigor, acompaña las procesiones y hay quienes lo creen miembro oficial de la Hermandad correspondiente, pero en varias ocasiones los responsables lo desmintieron, afirmando que lo soportan con estoicismo cristiano más que nada. Lo mismo pasaría en los templos donde se planta en la puerta de acceso a estirar la mano con su cajita. Los sacristanes no lo creen loco y me hacen señas de que está más cuerdo que todos los reunidos.

varias 022

Coda Después de estar una mañana con él y observarlo, puedo concluir que, en medio de su aparente abandono, sabe lo que hace y con maestría. Si bien es cierto que muchos mendigos realmente necesitan el dinero entregado con caridad, varios otros lo hacen porque encontraron en ello una profesión, una manera de sacarle sin mucho esfuerzo a los demás lo necesario para vivir. El Wiwi, a riesgo de parecer indolente, me parece que es de esos últimos, de aquellos que encontraron la manera de sobrevivir dejándose llevar por sus demonios interiores, pero en su caso diríamos por su ángeles, ya que con cuidado, uno descubre una inocencia infantil en él, aunque en este caso, cada octubre, limpia sus culpas frente a ese Señor Milagroso que todo lo puede, hasta de repente arreglarle la sesera al Wiwi, o por lo menos mandarle una lluvia jabonosa que lo limpie de pies a cabeza.

Los dejo con el ineludible Hospicios de Leusemia

Opera salvaje para (nuevas) tribus urbanas

Malabaristas de semáforos y skaters de rampas mal hechas, forman parte del nuevo paisaje urbano de Arequipa. Grupos de adolescentes y jóvenes que transcurren sus días aspirando smoke y de caída en caída. Son de la generación de cabezas libres y huesos duros.

fotos parea muchapinta 003 

El nombre de la inspiración

Son cuarenta segundos los que necesita Alfred para lanzar sus pelotitas al aire, hacer un par de gestos de clown, una reverencia y pasar el sombrero por las ventanas de los autos, combis y custers detenidos por la dictadura intermitente del semáforo, en la esquina de la avenida Lima con 28 de Julio, en Vallecito.

Unos dedos sueltan un sencillo, algunos labios musitan una disculpa y otros ya arrebatados por la tardanza, sueltan un payaso de mierda ve a trabajar en algo decente.

¿No te paltea que te traten mal? Le pregunto una vez que se reanima el gusano con ruedas y viene hacia donde estoy ametrallándolo con preguntas. Pone su carita de gajes del oficio y continúa contándome que viene de Colombia, del Valle del Huila y que, aburridazo del teatro convencional por siete años; un día, previo a que termine con su novia, se embarcó en la aventura de ser malabarista, nombre con el que se presentan todos los menes que llegan a la ciudad. Extranjeros y nacionales forman ese grupo que pululan por las calles, y que se diferencian de los turistas por lo colorido de su ropa, sus rastas indomables y ese olorcito a pachuli característico.

Son una manada que se renueva con sangre que llega semana tras semana. Ellos son aventureros, recorriendo todo lo que puedan, aspiran a ser artistas, entre otras cosas. Alfred quiere encontrarse con dos compatriotas en Santiago de Chile para montar su espectáculo de manera profesional en una carpa. ¿Tipo La Tarumba?, ¿Y eso que es? me responde, ¿Circo du Solei? pregunto para zafar, sí, así man, me responde.

Lo que quiero saber es cómo le hacen para viajar con tan poco dinero. Fallé en mi estimación económica. Alfred me mira con conmiseración y me cuenta, mientras lanza las pelotitas al aire, que se saca bien nomás en el semáforo, sale para el hospedaje, para la jama y para alguna cervecita por ahí, afirma. ¿Y el amor? nunca falta, me dice, también viajan muchas chicas de la misma manera, además, cuando cae la noche y se arma la fiesta, pues no falta el calorcito de alguna, sonríe.

fotos parea muchapinta 020

Hay un chorifacio que me mira sacar las fotos y me pongo nervioso, así que le apuro la conversa. ¿Oye y las drogas? no se amilana y me dice que piensa que ofrecen inspiración y acepta que consume marihuana. Me juego una carta más alta y le repregunto sobre otras  drogas más fuertes, coca, LSD, pegamento. Responde lo mismo “inspiración”. No lo cuestiono, he venido a que me cuente su historia, no ha rehabilitarlo.

Me despido de Alfred comprándole una agüita para la sed y me voy a conocer el par de points que me contó son los que acogen a él y sus compañeros: el hospedaje ideal es el Hostal Lari, ubicado en la misma calle Villalba con Puente Bolognesi. Media cuadra más abajo, para llenar el buche, la Casa de Juanita, pero allí se come con clave, porque para que te abran y te venda menú a tu gusto, debes ser presentado por otro malabarista. Creo que la verdad es porque allí hacen unos brownies jajaja que para que te cuento, me dice más tarde Sofipaty, una mendocina que me encontré en el Centro Cultural Tambo de Bronce y es que por otro dato de Alfred, se presentaba un Variette, que sería una presentación formal del arte callejero.

fotos parea muchapinta 083

En el local regentado por Alonso y Jorge, y que en junio cumple un año, se presentan a cada rato bandas de jazz, representaciones acústicas, todo lo que de arte urbano produce la ciudad. Lo hicimos con el fin de que sea un espacio para desarrollar, promover y motivar el arte en todas sus expresiones, me afirma el primero. Allí se presentaron esa noche Nico y Gina, oriundo del Mantaro y argentina respectivamente, ofreciendo un show de acrobacia, malabares y clown. La mina estuvo refría, pero con el mimo la cosa se alegró. Sacó unos globos de esos de fiesta y armó espadas, elefantes, ositos y demás vainas. Yo conversé un toque más con algunos que cayeron por allí, malabaristas en su gran mayoría, que se quejaron de que ya no los dejan parchar en el Pasaje La Catedral y que los paran botando de la San Francisco. Mucha discriminación me dice Julia, quien lleva siete años aplanado ciudades en el mundo desde que salió de su Juliaca natal. Nos confunden y discriminan porque creen que pasamos droga y no es así, reclama. Digan lo que digan los demás, ellos saben cómo es su movida y los malabares, tienen para rato.

fotos parea muchapinta 048 

Volando alto sobre asfalto

Las llantas caen pesadamente y con un sonido seco en el piso, la carne frágil un segundo después. Cristofer ha realizado un ollie (salto con skate) desde una baranda del Skatepark de la avenida La Marina – bajo el puente Consuelo, justo para la foto, pero le falla el aterrizaje, se levanta como todo buen canchero y retoma nuestra conversación. Hablábamos de cómo el alcalde Yamel Romero le atinó en dedicar un espacio para los skaters de la ciudad, pero también del error garrafal al hacerlo sin una ayuda profesional: las rampas tienen demasiado ángulo para correrlas, los espacios entre ambas son demasiado largos, los tiros de las laterales también no permiten buenos saltos. ¿Ves?, no se debe caer en el medio, debes pasar la rampa volando, me dicen los chicos, cuyos rostros revelan que aún no tienen DNI.

Ellos se reúnen casi todos los días, desde las cuatro de la tarde, en este espacio. No puedes llegar solo porque te bolsiquean, me confiesan y, no deja de hablar Vegeta, cuando un par de pastrulos se ubican en uno de los bancos laterales para armar y meterle unas pulmonadas desesperadas a su cigarro de Pasta Básica de Cocaína, se van nerviosos y nosotros seguimos hablando de la inseguridad del lugar. Pedimos un serenazgo permanente, porque entre los fumones y los choros malean el lugar. Paro la orejas ¿Cómo es eso? es que por las tarde se vienen aquí para  hacer sus cosas y la Policía varias veces nos ha confundido. ¿Ustedes no fuman? Ni cagando, no se puede practicar skate fumado ni tomado, te sacas la mierda sino, responde Carlos.

fotos parea muchapinta 051

Los skaters en la ciudad han aumentado como plaga, una que se toma las cosas en serio, ojo, con los codos rasmillados y escuchando punk y hip hop a full, llenan cada tarde este espacio con sus ganas de superarse cada día en este deporte. También los encuentras en las rampas del Palacio del Deporte en Bustamante y Rivero, en el Badén en Paucarpata y en la parte alta de Cayma. Todos estos espacios tienen algo en común: malos diseños, pésimas rampas y peor seguridad. Se necesita un Stretpark, me explican, el cual tendría que representar los obstáculos propios de una ciudad, elevaciones, veredas, barandas, rampas, paredes. Por ahora, ni bola les dan, tanto así que los que frecuentan La Marina, tuvieron que hacer una chanchita para colocar una baranda rasera, y practicar unos pases de grinds, es decir saltar sobre el tubo de metal, arrastrarse un poco y no caerse. Se las ingenian hasta con cajas de cartón para ponerle dificultad al asunto y aumentar su hándicap, nivel de destreza para los nuevos.

El 18 de junio, Skate AQP, grupo formal de skaters, organizó un mega encuentro en La Marina, con premios y bastante punch, ofreciendo el recorrido por la bajada del Puente Quiñones (Consuelo) con seguridad policial. Casi al finalizar, como para hacerme el canchero, les cuento que en mi juventud hacia piruetas con una tabla cola de pato. A ver prueba con esta, me retan, miro un rato la delgada tabla con lija pegada en el lomo, calculo el costo de las medicinas y el entabillado, me disculpo nomás sin roche y largo a la casa. Juventud, divino tesoro; pienso en el camino.

CODA

Las nuevas tribus urbanas no demandan nada, solo espacios donde desarrollarse. No existen jerarquías organizadas, no tienen ganas de romperle el alma a nadie y viven en una cultura de paz en el arte (unos) y el deporte (otros).

Para quienes los miran con desprecio, mejor vayan acostumbrándose, ellos ya son parte del paisaje urbano. Quienes quieran sumarse a sus filas, algún semáforo los espera para hacer malabares o vayan comprando su tabla con cuatro ruedas y aprendan a caer con estilo. Todo se llega a dominar con práctica y sudor, diría Cristofer.

 

Esta es la canción inspiradora de estas dos crónicas, por supuesto, Los Mojarras y su “Ópera salvaje para tribus urbanas”, y no va ser!!!

https://www.youtube.com/watch?v=F4v36QwEhb8

Las fotos restantes y que no salieron en Muchapinta por falta de espacio:

fotos parea muchapinta 092 fotos parea muchapinta 008 fotos parea muchapinta 016 fotos parea muchapinta 030 fotos parea muchapinta 061 fotos parea muchapinta 062